domingo, 11 de mayo de 2008

Pies descalzos en Würzburg

El otro día quedé en la universidad con una amiga alemana con la que debía preparar una presentación para la tarde, ella descalza. Estábamos en la universidad y ella andaba descalza para todos lados. Por la tarde entramos en la clase de Historia de América para presentar nuestro trabajo y ella seguía descalza. Nos llega el turno, vamos al centro de la clase, todos nos miran, y ella seguía descalza.
Mientras de pie hablaba yo me quedaba bien a cuadros. Seguía descalza durante la presentación y estaba sucediendo algo inaudito que ni en mis sueños más salvajes habría nunca imaginado, no estaba pasando nada, ella descalza y todo parecía normal. No vi a nadie murmurar, no había miradas acusantes, solo la escuchaban, pero el hecho de que una chica estuviera en clase descalza no era raro para los alemanes. Me pregunté si estaba soñando y si era solo una imagen surrealista.

Me río o lloro, ¿qué me sucedería si en mi Jaén natal se me ocurriera andar descalzo por la Universidad? (digo Jaén porque es donde vivo, pero en España pocas se libran) ¡Dios! ¡La que me iba a caer! jeje. No hago otra cosa que darle vueltas, ardo de rabia y mi deseo es recriminarle a mis padres que no me hubieran parido en Würzburg, pero claro, qué iban a saber ellos. Otro gallo me hubiera cantado en esta ciudad. ¡Benditos alemanes!

Ahora que empieza el buen tiempo suelo ir con un amigo polaco al parque de la ciudad para beber una cerveza, algunas veces sentados en el banco hemos visto entre el jardín a un hombre que hace yoga. Es un parque gigantesco y casi te simula el campo, es ideal para hacer deporte, este hombre para hacer yoga no se va a las afueras de la ciudad ni se queda en casa, sabe que en el parque de la ciudad se puede practicar pues hay silencio, naturaleza y se esta de puta madre. ¡Ay que dolor! De nuevo me retuerzo y me pregunto que me pasaría si un día por Jaén fuera al parque de la ciudad y me diera por hacer yoga, yo creo que me apedrean, o me lloverían las denuncias por escándalo, mi familia tendría que irse de la ciudad y ya no tendría más amigos.

3 comentarios:

jruiple dijo...

Nos ha gustado mucho. esta bien que esto pueda pasar en una ciudad como esa. Cada uno puede hace lo que quiera siempre que no moleste a nadie.
en nuestro Jaén no se podria hacer, pero quizas en Granada sí, seria custion de probarlo.

Juan

Lulu dijo...

Qué suerte tienes de poder ver cosas como esas.
Si yo fuera a dar clase descalza mis alumnos toxirianos me pondrían mote y sus hijos, los hijos de sus hijos y los nietos de sus hijos sabrían de una loca de Jaén que fue un día a dar clase descalza.

Está bien quedarse fascinado de vez en cuando...


Es mi cumple, ¿sabes?

samimi dijo...

Toda la razón del mundo. No sé cuando nosotros aprenderemos a no extrañarnos ante lo que es diferente y a su vez a no avergonzarnos por serlo. Me gusta tu blog.